Como cada año, el 2 de abril, todos los argentinos y las argentinas recordamos y homenajeamos a nuestros compatriotas, soldados que dieron su vida defendiendo valientemente la soberanía nacional sobre las Islas Malvinas.

Conmemoramos también a todos lo que combatieron y hoy llevan sobre sus mentes y sus cuerpos las marcas de aquel conflicto armado.

Sin duda alguna, la deuda que Argentina tiene con los caídos, con los veteranos y con sus familias, será para siempre.

Y por ello seguimos honrándolos a través de la memoria. Seguimos peleando con los mismos ideales por los que nuestros soldados combatieron y murieron, buscando recuperar, siempre a través del diálogo y la diplomacia, la arrebatada soberanía argentina sobre las Malvinas.