Según la OMS, la prevalencia del TEA (Trastorno del Espectro Autista) en el 2017 a nivel mundial, se estimó en 1 de cada 160 niños, siendo más frecuente el trastorno en varones.

Un niño o niña con condición del espectro autista, desarrolla una manera particular de pensar, comprender, percibir, expresarse y comportarse, diferente a la de la mayoría de las personas.

Una intervención inmediata permite implementar medidas que podrían ayudar a ese niño o niña a recuperar la trayectoria esperada de su desarrollo o bien, optimizar sus capacidades, ya que el trastorno empieza a manifestarse en las primeras etapas de la vida con expresiones sutiles, haciéndose más evidentes a medida que el niño o niña se desarrolla.

Cada año, el día 2 de abril, miles de edificios y monumentos emblemáticos de todo el mundo se iluminan de azul por el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.