Fue en el año 1988 cuando se proclamó el 30 de marzo como el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, en el primer gran Congreso de Trabajadoras del Hogar, en Bogotá, Colombia.

El trabajo doméstico existe desde los comienzos de la civilización humana, y siempre ha sido realizado por las personas cuya condición económica o racial es la menos favorecida.

Y es por eso que en este día se busca concientizar sobre la gran discriminación que sufren las personas que se dedican a este trabajo.

En nuestro país, de 1 millón de trabajadores que desempeñan su labor a diario, entre la informalidad y la desprotección social, las mujeres representan a más del 95 % del sector, siendo el 17 % de las mujeres asalariadas en el país.

La labor doméstica es un trabajo que en muchos casos se inicia desde edades muy tempranas, donde, niñas de 5 a 15 años dedican 10 horas o más a las tareas del hogar, según reveló una Encuesta de actividades de niñas, niños y adolescentes (EANNA) realizada por la Secretaría de Gobierno de Trabajo y Empleo de la Nación en 2019.