Fue un 8 de marzo que cientos de mujeres se unieron para salir a la calle y marchar reclamando mejores condiciones laborales e igualdad de derechos.

En esa jornada de 1875, mujeres que trabajaban en una fábrica de textiles de Nueva York, protestaron contra los bajos salarios – menos de la mitad de lo que cobraban los hombres por realizar el mismo trabajo -, y fueron altamente castigadas por la policía, falleciendo 120 de ellas debido a las brutales golpizas.

Este último hecho motivó a que mujeres trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino, y, en 1909, a que el partido socialista de Estados Unidos convocara a 15.000 mujeres para celebrar por primera vez en Día Nacional de la Mujer, en EE. UU., y marcharan por las calles de Nueva York exigiendo reducción laboral, mejores salarios y derecho a voto.

Para 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, se designó oficialmente el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, con el objetivo de promover la igualdad de derechos.

Paralelamente, el 8 de marzo 1910 fue un momento histórico para España, donde el acceso a la universidad en igualdad de condiciones, se dispuso bajo una ordenanza real.

Muchas fueron las batallas que le siguieron, y también muchas otras las que le precedieron, pero, lamentablemente, aún hoy queda mucho por seguir luchando.

Aunque es cierto que a lo largo de los años la mujer ha ganado en derechos y libertades, aún queda mucho por hacer. La violencia de género, o las desigualdades laborares y el machismo, por ejemplo, son algunas de las problemáticas que la sociedad todavía arrastra.

Hoy es un día para reivindicar que todos tenemos los mismos derechos y libertades.

Hoy es un día para comprometerse en la lucha por la igualdad.

Hoy es un día para celebrar a la mujer, pero también meditar qué puede aportar cada uno/a desde su lugar para erradicar de una vez la violencia y las desigualdades.

𝐸𝑛 𝑒𝑙 𝑑í𝑎 𝐼𝑛𝑡𝑒𝑟𝑛𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑎𝑙 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑀𝑢𝑗𝑒𝑟, 𝑐𝑜𝑛𝑚𝑒𝑚𝑜𝑟𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑗𝑢𝑛𝑡𝑜𝑠 𝑒𝑠𝑡𝑎 𝑓𝑒𝑐ℎ𝑎 𝑦 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑟𝑜𝑚𝑒𝑡á𝑚𝑜𝑛𝑜𝑠 𝑎 𝑠𝑒𝑔𝑢𝑖𝑟 𝑙𝑢𝑐ℎ𝑎𝑛𝑑𝑜 𝑝𝑜𝑟 𝑙𝑎 𝑖𝑔𝑢𝑎𝑙𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑔é𝑛𝑒𝑟𝑜.