¿Sabías que el carnaval es una fiesta pagana introducida en nuestro país por los españoles?

Ya en 1771, el Gobernador de Buenos Aires, Juan José Vertíz, implantó los bailes de carnaval en locales cerrados. En ese entonces, la gente se metía en las casas y reventaba huevos por todos lados, robaban y hasta rompían los muebles.

El agua, se hizo costumbre en los años siguientes a la Revolución de Mayo, en especial entre las mujeres, entre quienes se volvió común utilizar desde jarras hasta cáscaras de huevos como recipientes, muchas veces con contenido podrido.

En 1844, luego de que los carnavales comenzaran a tomar un tono distinto, con desmanes como robos, asaltos y violaciones, Rosas prohíbe por decreto esta festividad, reanudándose recién en 1954, ya con él fuera del poder.

En los años que le siguieron comenzaron a predominar las comparsas, reglamentadas y controladas por la policía, los desfiles de carrozas, y los bailes en teatros, costumbre que decayó con el tiempo pasando de ser un festejo de elite a una fiesta popular de barrio.

Ya por 1915, con muchas comparsas desaparecidas, comenzaron a surgir las murgas, cambiando las bandas de músicos, por agrupaciones barriales.

Los feriados de carnaval fueron establecidos en 1956, eliminados luego en 1976, y vueltos a incorporar al calendario a partir del año 2011.